55 millones de Latinos haciendo diferencia en Estados Unidos

Carlos Quiñones Columnista


En abril de 2016 cayó una mezcla de granizo y tempestad de proporciones jamás registradas al norte de Dallas, Texas. La ciudad de Wylie sufrió daños en un 80% de las casas de una población cercana a los 50 mil habitantes. A la hora de reconstruir los daños son los latinos radicados por esos rumbos los que se han encargado de la instalación de techos, cercas y todo lo relacionado con trabajo exterior. Platicando con varias de las personas que han estado trabajando ya por muchas semanas me comentaban que casi no hay mano de obra, los mexicanos que antes venían a trabajar o se han regresado o ya de plano no cruzan como antes. Y aunque es trabajo seguro, a falta de ayuda, las tareas de trabajo se han vuelto lentas.

dt-common-streams-streamserverLa población Latina que por décadas ha sorprendido por su acelerado crecimiento y su capacidad para habitar ya prácticamente en cualquier parte de la Unión Americana ha dado un desacelere. El último censo de población revela que esta tendencia de crecimiento se ha estancado pero aun así sigue siendo la minoría más grande.

El Pew Research Center, en un reciente informe, da a conocer que este cambio de patrones de inmigración y los efectos de la recesión económica que afectó a Estados Unidos a partir de 2007 ha generado que el crecimiento sea lento. Aun así los hispanos siguen siendo la comunidad que más ha contribuido al aumento de la población estadounidense entre el año 2000 y 2014.

Estados Unidos cuenta con una población de 319 millones y de estos 55.4 millones son hispanos, según datos de 2014. La inmigración fue la principal fuente de crecimiento durante la década de los 80 y 90 hasta que a partir del 2000 por las medidas migratorias más estrictas y la seguridad de la frontera hizo disminuir este flujo. De hecho los números están en negativo desde 2009 con los inmigrantes mexicanos: ya pocos vienen y muchos se han estado regresando. Algo que Donald Trump quizá lo sepa y no lo diga ya que en sus hoteles contrata a mucha mano de obra proveniente del país que más ha atacado durante su campaña presidencial.

Los datos dados a conocer por el Pew Research Center muestran como los hispanos se han desplazado más allá de los estados fronterizos con México. Se han ido a regiones remotas donde pensar que pudiera haber latinos sonaba a mito urbano. Desde la recesión de 2007 ha sido Dakota del Norte el estado con el mayor crecimiento de la población hispanoparlante. Todo esto gracias a la creación de empleo en el sector energético. Ver un restaurante de comida mexicana era como de película, ahora ya existen debido a este nuevo destino migratorio.

Hoy que estamos a días de las elecciones presidenciales el impacto de estos 55.4 millones de habitantes latinos pueden ser la clave para que gane alguno de los candidatos. De hecho según recientes encuestas de Univision, es Hillary Clinton la que más posibilidades tiene de llevarse el voto de este sector de la población. Texas cuenta con cuatro millones de hispanos con el derecho a votar, California tiene casi siete millones y Florida que es un estado clave en las últimas elecciones pudiera decidir el resultado con sus 2.5 millones de latinos con derecho al voto.

Mientras que zonas de Texas experimentan una baja de trabajadores latinos, al norte la cosa es distinta. La fuerza laboral del latino es de suma importancia. Sería un caos sin la mano de obra de los mexicanos, salvadoreños, u hondureños. Los latinos son los que sostienen a esta gran nación de las barras y las estrellas. Estados como Texas, California, Florida, Nueva York e Illinois no se entienden sin la influencia de los que son bilingües, de los latinos que hacen el trabajo que otros no quieren hacer. Los números no mienten y la crisis ya ha pasado. Este país necesita de más hispanos que quieran contribuir en la construcción de un mejor país aunque haya un candidato que diga todo lo contrario. El tiempo dará la razón.

Twitter, Instagram, Snapachat, Periscope: @sabio28