Conspiración del estudiante David Hogg “actor de crisis” del tiroteo en Florida

Ni siquiera había pasado una semana desde el mortal tiroteo en la escuela de Parkland (Florida), en la que 17 personas fueron asesinadas, cuando empezaron a surgir teorías de la conspiración acerca de los estudiantes que sobrevivieron a la masacre.  David Hogg, un estudiante que documentó el tiroteo mientras ocurría, es supuestamente un “actor de crisis”, alguien que ni siquiera asiste a la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas.

Él y varios otros “estudiantes” que hablaron sobre la necesidad de tomar acciones legislativas contra las armas fueron “infiltrados” por quienes defienden un mayor control de estos artefactos. En pocas palabras, agitadores profesionales con el objetivo de sacar ventaja política de una tragedia. Pero ninguna de estas teorías es cierta. Hogg –como lo confirmó el superintendente de las Escuelas Públicas del condado de Broward, Robert Runcie– es un estudiante de la escuela secundaria de Marjory Stoneman Douglas. El hecho de que su padre sea un agente retirado del FBI es un hecho interesante pero en gran medida irrelevante. Y, además, simplemente no hay evidencia de que George Soros –según sugirió Kingston– u otro importante activista o donante liberal haya participado en organizar el viaje que los estudiantes hicieron en la noche de martes hasta Tallahassee o en la marcha nacional por el control de armas que se planea para el 24 de marzo.

“Los dos jóvenes en la imagen no son estudiantes aquí sino actores que viajan a diversas crisis cuando ocurren”, le dijo un asistente del representante estatal Shawn Harrison a Alex Leary del diario Tampa Bay Times. (El asistente fue despedido posteriormente). También dicen las teorías que los estudiantes fueron infiltrados por el FBI, porque el padre de Hogg es un agente retirado de la entidad. También señalan que Hogg y sus compañeros simplemente son usados por grupos liberales a nivel nacional, para avanzar en el objetivo a largo plazo de limitar los derechos de quienes poseen armas.

Para estar claros: los teóricos de la conspiración siempre han existido. En realidad nunca aterrizamos en la luna. Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 fueron una orden interna. Los asesinatos de los niños en la escuela primaria de Sandy Hook no sucedieron. Y la llegada de internet ha permitido que estos teóricos de la conspiración logren conectarse entre ellos, creando así una retroalimentación de infinita repetición en la que afirman sus locuras.