Crean anticonceptivo para hombres

Mientras que las mujeres tienen algunas opciones para en cuanto a anticonceptivos de larga duración (diu, pastillas anticonceptivas, anillo, parches…) los varones, por el contrario, tienen una selección más que limitada para ellos. La vasectomía es actualmente el único método que existe para el hombre para no tener hijos no deseados, pero un nuevo gel inyectable podría cambiar las tornas.

Un equipo de especialistas de la Universidad de Illinois en Chicago (EE.UU.) ha publicado las conclusiones de un estudio que demuestra la eficacia en conejos de un prometedor anticonceptivo para hombres inyectable. La vasectomía a pesar de ser considerada reversible, no lo es en la práctica, puesto que es un procedimiento costoso, complicado y con posibilidad de no poder restablecer la fertilidad en ellos. La demanda de opciones anticonceptivas masculinas es palpable y necesaria, por lo que la posibilidad de administrar un inyectable seguro, duradero y reversible, lo convierten en una opción muy viable en todos los sentidos.

Experimento con conejos

Los científicos inyectaron el gel bautizado como “Vasalgel” (un compuesto de ácido o anhídrido estireno maleico disuelto en dimetilsulfóxido) en un ensayo con 12 conejos, con unos resultados exitosos. De los 12 conejos, 11 de ellos presentaron azoospermia (inexistencia de espermatozoides en el semen) tras la inyección y no hubo presencia de espermatozoides en su semen hasta un mes después. Además, el efecto anticonceptivo se mantuvo durante los 12 meses que duró el estudio.

¿Es viable para humanos?

Gracias a estos resultados tan excelentes, los científicos comentaron que a finales de 2016 arrancará el primer ensayo clínico en hombres gracias a la Fundación Parsemus, entidad sin ánimo de lucro con sede en Berkeley (EE.UU.). Teniendo en cuenta que cada año se producen unos 85 millones de embarazos no deseados en todo el planeta (y la mitad acaban en aborto), esta nueva opción anticonceptiva para hombres tendría importantes implicaciones para la salud pública y el bienestar social.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Basic and Clinical Andrology.