Fuerte tormenta magnética tendrá presencia en todo el planeta este 18 de marzo

Habrá presencia de tormenta magnética y esta será causada por una onda de choque de viento solar proveniente del astro rey que interactuará con el campo magnético terrestre este 18 de marzo, según un gráfico de la actividad magnética elaborado por el Laboratorio de Astronomía Solar de Rayos X del Instituto Físico de la Academia de Ciencias de Rusia.

La tormenta magnética que llegará a la Tierra el 18 de marzo será la tercera desde el inicio del 2018. La primera se registró el 15 de enero y la segunda el 19 de febrero.

¿Que alteraciones provocan las tormentas solares?

Se sabe que el sol influye todos los dias en nuestra vida. Desde su posición en el cielo depende si es de día o de noche, si es calor frio. Pero hay otras formas, más sutiles, en las que puede afectarnos, y es a través de la actividad solar.

Ocurre que, por más que pensemos en el Sol como algo constante, no es así: varía en todas las escalas temporales, y estas variaciones pueden influir sobre nosotros. Por ejemplo, si lo observamos con un telescopio, aun con uno poco potente, vemos en su superficie unas pequeñas regiones negras, como agujeros, que se conocen con el nombre de manchas solares..

Pero la actividad solar no se reduce sólo a las manchas. Cuando el ciclo solar alcanza su pico se producen tormentas solares. Por un lado, es posible ver en la superficie del Sol grandes explosiones, conocidas como fulguraciones, que pueden durar unas pocas horas. Estos son los fenómenos que liberan más energía en el Sistema Solar, en forma de luz, radiación ultravioleta y rayos X, que tardan 8 minutos en alcanzar la Tierra.

Parte de esta energía acelera partículas, que pueden llegar a la Tierra en unas decenas de minutos e interactúa con la zona de la atmósfera terrestre, donde viajan las ondas de radio, lo que en casos extremos puede interferir y dificultar temporalmente las señales de comunicación o de navegación.

Así como las tormentas solares pueden afectar transitoriamente la atmósfera de la Tierra, causando tormentas geomagnéticas, también influye en el clima terrestre y en nuestro cuerpo.

Según ha afirmado Mijaíl Panasiuk, director del Instituto de Investigación en Física Nuclear de la Universidad Estatal de Moscú, las llamaradas solares afectan al organismo humano de manera diversa, ya que su efecto depende de la reacción individual de cada uno.

El científico precisó que nuestro cuerpo consiste principalmente en agua, “que es un elemento conductor”, por lo que “deben ocurrir procesos dentro de nosotros si cambia el campo electromagnético” de la Tierra.