Hillsong: la iglesia de los millennials llega a México

Hillsong es una iglesia millennial. Fue fundada en 1983 en Sídney, Australia. En la última decada se han vuelto un fenómeno global que muchos quieren imitar. Tienen un sello discográfico, Hillsong Music Australia, sus producciones se venden por miles cada semana.  Sus redes sociales son seguidas por millones de jóvenes y adolescentes. Entre sus varios canales de YouTube tienen casi 4 millones de subscriptores. Hillsong siempre es tendencia en todas partes del mundo. Es el evangelismo hipster, por decirlo de alguna manera, donde el pastor no viste de traje y usa biblia Reina Valera 1960, el líder viste botas negras y jeans rotos. Usa el cabello corto o muy bien arreglado y un app de la Biblia pudiera ser su mejor arma a la hora de dar el sermón.

Por años había escuchado de esta iglesia por terceros, nunca he sido un devoto ni he asistido a uno de los conciertos del grupo musical, pero en 2014 tuve la oportunidad de asistir a una de sus iglesias que tienen en todo el mundo. Ámsterdam, Barcelona, Paris, Estocolmo son ciudades en las que hay una sucursal por así decirlo. Mi experiencia se dio en Nueva York. A unos pasos del Madison Square Garden se encuentra el mítico Manhattan Center, un teatro que data de 1906 en la calle 34 y que cada domingo alberga Hillsong NYC. Su pastor se llama Carl Lentz. En un mundo de iglesias tradicionales sería muy difícil colocar a Lentz por su forma carismática de hablar y su estilo de vestir. Mientras muchas iglesias buscan adeptos en sus colonias, Hillsong va por los de las zonas urbanas. Principalmente jóvenes. Los cantantes Justin Bieber y Selena Gómez se cuentan entre sus asistentes.

Al llegar a la tercera reunión que tenían ese día me sorprendió que a pesar de ser ya de noche la alegría que ahí se respiraba era contagiosa. Había fila para entrar. No se venden boletos, es una iglesia, y aun había fácil un centenar de personas esperando que abrieran las puertas. Un joven se me acercó y me habló como si me conociera de toda la vida. Me acompañó hasta la entrada y jamás lo volví a ver. Desde antes de entrar ya me sentía bienvenido. Adentro del teatro se vivía el ambiente previo a un concierto. Se apagaron las luces y comenzó la música. No vi un líder musical sino varios. La música muy pop millennial dulce beat. Terminaron los músicos varios temas movidos y baladas celestiales. El pastor saludo a los presentes y se dedicó a dar una plática basada en la biblia. Los asistentes iluminaban con sus celulares sus caras mientras abrían el app de la llamada palabra de Dios. Otros comentaban en Twitter e Instagram sus experiencias usando un hashtag: #HillsongNYC

En Latinoamérica Hillsong tiene dos iglesias. Una en Buenos Aires, Argentina y otra en Sao Paulo, Brasil. Pronto (sin fecha aún por definir) llegará a México. Ellos han escogido Monterrey, Nuevo León. La sultana del norte.  La elección no es casualidad. El objetivo son la de establecerse en metrópolis de índole moderno, que sean referente cultural para el país y que sean un atractivo para la gente menor de 30 años. Su objetivo es que todos tengan una comunión con Dios a través de la música y de una plática fresca que vaya directa al corazón. El culto religioso se vuelve una fiesta para los jóvenes del milenio que les gusta vivir entre lo viejo y lo nuevo.  Quizá no hayas escuchado nunca de este fenómeno global pero pronto se volverá cosa de todos los días. Sigue sus redes sociales si quieres saber cuándo llegarán a Monterrey.

Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28