Houston, una ciudad bajo el agua


Cuando el huracán Katrina inundó prácticamente a todo Nueva Orleans, fue Houston quien se salvó de sufrir algo similar y acaparó a muchos de los desplazados por el fenómeno meteorológico. 12 años después la historia se repite pero al revés, es Houston quien sufre los embates del huracán Harvey con sus lluvias tan copiosas como incesantes.  Algo no visto en siglos.

Photo/David J. Phillip)

Houston, al igual que Nueva Orleans, tienen características que la hacen susceptible a lo que se está viviendo en estos momentos. Por estar solo a 15 metros sobre el nivel del mar y estar muy cerca de la costa de lo que es el Golfo de México, la hace vulnerable y así se ha visto en los últimos años por el tipo de lluvias que se ven por la región. Para quienes conocen Houston saben que hay una red de arroyos que se pensaría ayudarían a sacar rápido el agua pero los suelos no drenan con la fluidez deseada. Son lentos, lo que propicia que haya inundaciones de proporciones alarmantes. Houston es una ciudad bajo el agua y las perdidas pudieran ser mucho mayores que las registradas en 2005. La recuperación de la ciudad espacial tomará muchos años. Marcará un antes y después para el sur de Texas.

Al igual que lo sufrió Louisiana, este desastre en el sur de Texas es en sí una tragedia anunciada haya o no haya llegado un huracán. Las lluvias que a veces se presentan son tan intensas como densas y duran solo pocas horas lo que hace que la que sea la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos quede paralizada. Las autopistas como la Interestatal 10 que va rumbo a San Antonio o la 45 con rumbo a Dallas, pueden cambiar de dirección y hacer que todos los carriles sirvan como una ruta de evacuación. La idea es que la ciudad pueda ser vaciada lo más pronto posible pero aun así existen las personas que no quieren dejar sus casas y tiene la esperanza de que no pase nada. Es ahí cuando las desgracias suceden. Para muchos es imposible dejar el patrimonio por el que han trabajado años y que tristemente lo ven cubierto bajo el agua siendo una pérdida total ante sus ojos.

Trump ha respondido de alguna manera más pronto de lo que lo hizo Bush en 2005. Parece que la lección se aprendió en Washington D.C. Desde Corpus Christi hasta Houston ya son consideradas zonas de desastre, son millones los afectados y miles los damnificados. Dallas, Texas ha puesto a la disposición un albergue para 5000 personas. Y otras ciudades se han mostrado solidarias. Y aun cuando la retorica del presidente en funciones es la de atacar a México, el vecino del sur ha mostrado su solidaridad y ha ofrecido ayuda. Algo similar a lo que sucedió con Katrina cuando dos centenares de militares mexicanos entraron a territorio estadounidense a ayudar a los afectados con comida y hospital. México le da una cachetada con guante blanco a un presidente que le preocupa más cuantos van a verlo llegar que cuantos han sido los afectados.

Houston necesita mucha ayuda, entre los damnificados hay mexicanos que por miedo a ser deportados no han querido pedir ayuda pero la misma ciudad a través de sus redes sociales le ha dicho a esta parte de la población que no tenga miedo y si pidan ayuda. En esta ciudad uno de cada cuatro son de origen latino y de esos el 75 % son de México. Para ayudar uno de los lugares más seguros es por medio de la Cruz Roja de Estados Unidos en esta dirección: https://www.redcross.org/donate/hurricane-harvey  y es que cuando de desastres se trata, aquí no hay nacionalidades, religiones o extractos sociales, todos son humanos y como tales debemos sentirnos solidarios.

Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28