Hoy 18 de marzo ‘Día Mundial del Sueño’

 


sueno


La Asociación Mundial de Medicina del Sueño (Wasm, por sus siglas en inglés)  recuerda cada 18 de marzo como el Día Mundial del Sueño.

Se piensa que alrededor de un 30% de la población consulta o consultara un servicio médico relacionado con la mala calidad de sueño (insomnio, síndrome de apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas o sonambulismo, entre otros), el tema tiene -sin duda- ribetes importantes en la salud de las personas.

El lema de la versión 2016 señala “Dormir bien es un sueño alcanzable”.

La Declaración Día Mundial del Sueño establece que:

“- Mientras la somnolencia y el insomnio constituyan una epidemia global que amenacen la salud y la calidad de vida,

– Mientras se pueda prevenir y tratar la somnolencia y el insomnio,

– Mientras que la toma de conciencia profesional y social sea el primer paso sobre el que actuar,

Declaramos que los desórdenes del sueño se pueden prevenir y tratar médicamente en cualquier país del mundo”.

Y es que el sueño reparador es tan importante para la salud como lo es la buena nutrición y el ejercicio. Dormir es necesario para pensar claramente. Son muchos los estudios científicos que concluyen que descansar bien mejora la respuesta del organismo frente a las infecciones, por ejemplo.

Diversas pruebas plantean que el cerebro trabaja mucho durante el sueño, creando posiblemente las vías necesarias para aprender, formar nuevos recuerdos, entender las cosas y descubrir soluciones creativas a los problemas.

El sueño insuficiente se vincula a depresión e irritabilidad, además de diabetes, problemas de peso y ansias de ingerir alimentos con alto contenido de calorías y carbohidratos.

Los problemas del sueño generalmente son tratables y existe una amplia variedad de formas de lidiar con ellos, desde la erradicación de siestas hasta el tratamiento de cualquier problema subyacente.
Es posible recurrir a medicamentos para tratar el insomnio, pero la mayoría de estas ayudas sólo debe tomarse durante corto tiempo porque pueden crear dependencia o su efecto puede desaparecer. Por otro lado, las terapias conductuales, como la terapia cognitivo conductual (CBT, por sus siglas en inglés), también pueden ser útiles.

 

Fuente: lifestyle.com