¿Recuerdas a Juan Ramón Saénz y su misteriosa muerte? que lo vinculan con “El caso Josue”

Fue hace 7 años que el mundo se sorpredió con la noticia de la muerte de una persona que dedicó su vida al estudio de fenómenos paranormales.

Se trata de Juan Ramón Sáenz Esquivel, ex conductor de “La mano peluda”, quien saltó a la fama en 1995 con éste programa que según se especulaba, involucraba al hombre de 49 años en cosas no típicas de ver, razón a la que le atribuyen su fallecimiento.

Después de 15 años, decidió abandonar éste proyecto para iniciar con el programa “Extranormal” en el 2010, en el cuál presentó sus mejores casos paranormales, incluso fue acompañado por el satanísta Josué Velázquez, quien dijo que su vida estaba acumulada de malas energías y espíritus.

Foto: Juan Ramón Sáenz

Cabe mencionar que ésta fue el último programa que se emitió, muchas personas, creen que la presencia de ésta persona en el programa pudo haber sido el motivo de muerte de Juan Ramón.

Velázquez, fue entrevistado sobre ésta cuestión a lo cuál reiteró “haber sido un cúmulo de energía” y agregó que existió la posibilidad de que su estado de energía le permitiera el ingreso de cosas.

Josué Velázquez, un ex satanista que asegura haber realizado un pacto con Lucífugo Rofocale a fines de los 90. Hacia 1996, los 14 años, durante una severa crisis económica que afecta a su familia, Josué comienza a buscar activamente la forma de realizar un Pacto con el Diablo para hacerse rico. Estaba dispuesto a cualquier cosa, menos a entregar su propia Alma; tal vez sí la de otra persona. Se entrevista con brujos, consulta Grimorios y aprende latín, griego y hebreo antiguo, para poder entenderlos mejor.

Se encuentra con un importante texto en hebreo, y comienza a realizar prácticas con él, obteniendo los primeros resultados como al año y medio: entonces, se le aparece Rofocale, quien le da instrucciones de buscar a otros 6 compañeros para realizar un Ritual con un Macho Cabrío, para el cual lo prepara durante unos 8 meses.

En los meses siguientes, Rofocale va pidiendo nuevos y cada vez más cruentos Rituales. En una ocasión, según el relato de Josué, él se apareció en su casa en forma de un cerdo parado sobre sus patas traseras, y se lo llevó volando a una cueva en una montaña cercana, donde permaneció durante 21 días, viendo a estos seres en forma física, y apreciando su capacidad para cambiar de forma a voluntad.

Tras esta experiencia —y tal vez debido a la negativa de Josué a entregar su propia Alma—, vino una nueva petición: debía entregar en sacrificio a alguien de su familia. Josué decide entregar a su abuela, a quien duerme con formol, para proceder a realizar el Ritual, junto a sus 6 cómplices.

Posterior a esto, los Demonios le obsequian a Josué un anillo, con el cual podría llamar y dominar a una variedad de Demonios menores. Es el llamado Anillo de Salomón.

El sueño de Josué era ser Analista Bacteriológico Parasitólogo. Así que, cuando llegó el momento de estudiar una carrera —y tras los trabajos de hechicería correspondientes—, tuvo una entrevista con el director del Instituto Politécnico Nacional de México, Diodoro Guerra Rodríguez, y éste, simplemente, le dio lo que quería: Josué cursó en sólo 6 meses, una carrera que tarda 8 años, y pronto tuvo su propia empresa en Monte California (USA), en donde ganaba 15.000 dólares al día.

Sin embargo, Josué no era feliz, porque no podía disfrutar ese dinero: trabajaba mucho, y lo que ganaba cada día, estaba obligado a gastárselo en cualquier cosa ese mismo día. No podía quedárselo, pero tampoco podía tirarlo, ni quemarlo, ni regalarlo. Y los Demonios que lo rodeaban, lo atormentaban todo el tiempo. En su nueva vida en USA, asistió a muchos Rituales Satánicos, en donde se encontró con prominentes políticos.

Foto: Josué Veláquez

A mediados del 2002, Josué llama al programa radial mexicano «La Mano Peluda», en donde cuenta toda esta historia, y pide ayuda para romper aquel Pacto, del que estaba arrepentido. Durante el programa, se producen una serie de sucesos que helan la sangre, especialmente a partir del momento en que el Pastor Roberto Guazo trata de romper las cadenas de Satanás en el nombre de Jesucristo. Pasan cosas, especialmente en la casa de Josué, pero también en la cabina de grabación del programa, e incluso en la casa de muchos de los radioescuchas que siguen atentamente el programa.

Durante las dos o tres semanas siguientes, Juan Ramón Sáenz, conductor de «La Mano Peluda», empezó a sufrir pequeños ataques psíquicos que lo molestaban por las noches. Con el tiempo, empezó a sufrir incluso algunos accidentes.

En los 9 años siguientes, no se supo más de Josué, aunque se suponía que estaba en algún Monasterio, recuperándose de su antigua vida como Satanista.

En Febrero del 2010, Sáenz abandona el programa «La Mano Peluda», en el que había trabajado durante 15 años, sintiendo que debía iniciar una nueva etapa en su vida, y durante el 2011 comienza a hacer planes de una nueva sección en el programa «Extranormal» de TV Azteca. En este programa, tiene apenas dos intervenciones: una nota biográfica en donde presenta brevemente en televisión sus mejores casos de radio, y la que fuera su última investigación paranormal de su vida: una última entrevista con… Josué.

La entrevista se realiza el 19 de Mayo en un bote en medio del río, en un lugar secreto, y escogido por el propio Josué, quien lleva a Sáenz y al equipo de «Extranormal» con los ojos vendados. Por seguridad propia, según dijo, ya que los demás Satanistas querrían hacerle daño, y no podían saber dónde se encontraba.

Tras 9 años de no saberse de él, vemos a un Josué que aún no está del todo libre de su Pacto con la Oscuridad: aún tiene el Anillo y el Báculo, como defensa propia ante los Espíritus que aún lo atacan, incluso frente a las cámaras.

Tras esta entrevista, comienza a sucederse una cadena de sucesos lamentables: días después, Luis González, el camarógrafo, tuvo que ser operado de urgencia por una hernia. Posteriormente, Mario Estrada, quien realizó la entrevista, tuvo un fuerte y extraño accidente automovilístico.

Por último, Sáenz comenzó a ser atacado por una Bacteria Gastrointestinal. El 29 de Mayo —el mismo día en que se emitía la edición de «Extranormal» con la entrevista a Josué—, Juan Ramón Sáenz fallecía, víctima de un paro cardiorespiratorio, provocado por esta misma bacteria. Luego, Rubén García Castillo, nuevo titular de «La Mano Peluda», informó que el Pastor Roberto Guazo también había muerto.

Aqui el enlace para escuchar audio de “EL CASO JOSUE”: