Lord Socavón o el Paso de la Muerte

 

El 12 de julio dos personas perdieron la vida mientras circulaban sobre el denominado Paso Exprés de Cuernavaca. Juan Mena López, de 56 años, y su hijo Juan Mena Romero, de 36, cayeron en su coche en un socavón (boquete) que se abrió en el kilometro 93 de la autopista que conecta a la Ciudad de México con Cuernavaca en el estado de Morelos. Tras el suceso, elementos de Protección Civil tardaron más de ocho horas para sacar el auto del hoyo de cinco metros de ancho. La carretera solo tiene algunas semanas de inaugurada. De momento, ni el Gobierno ni las empresas asumen la responsabilidad y el presidente Enrique Peña Nieto pide calma hasta que se hayan hecho las investigaciones pertinentes. El socavón parece ser el pozo de todos los males que aquejan al país.

El 31 de marzo pasado, un dia antes de inaugurar esta vialidad, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Morelos dio a conocer que el costo de la obra se había duplicado. De 1.045 millones de pesos paso a 2.213 millones. Ninguna novedad aquí para cómo se hacen las cosas en México. La obra a cargo de Aldesem y Epccor estuvo envuelta en problemas desde el inicio. Durante el transcurso de los trabajos se contabilizaron 80 accidentes y al menos 21 muertos, informó El Universal.  Durante la construcción de la obra hubo retrasos, pagos no justificados (de ahí que se duplico) y modificaciones en el curso al proyecto original sin contar con las aprobaciones debidas.

Como en toda obra carretera que algo sale mal las autoridades estatales (Morelos) y federales no han tardado en culparse unos a otros, se echan la bolita como para tratar de ganar tiempo. El Secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, ha dado una de las explicaciones más absurdas para justificar la desgracia: la culpa fue la lluvia y la basura acumulada en el drenaje. Y esto ocasionó que se hiciera un boquete de cinco metros que fue ahí a donde se fue el coche de los hoy occisos.  Por su parte la empresa encargada de la obra dijo en un comunicado algo muy parecido y dicen que este socavón fue culpa de la “erosión de una alcantarilla afectada por el exceso de basura y acumulación extraordinaria de agua”.  ¿Y todo el dinero que se gastó entonces?, ¿Por qué Ruiz Esparza no acepta el error y él como líder principal presenta su renuncia? En otros países eso procede, en México nadie renuncia.

Las irregularidades presentadas en el proyecto que fue catalogado como de primer mundo y que era para que no hubiera fallas por 40 años, solo es una constante de la administración de Peña Nieto. El presidente solo ha optado por cortar cabezas de bajo rango y no irse a la punta del iceberg. Ver a Ruiz Esparza asomarse al socavón me recordó cuando otros así se asomaron al hoyo que hizo El Chapo Guzmán. Es un hoyo de corrupción de esos que se pueden evitar pero que suceden en todos los días. Y habrá mas socavones similares y no pasará nada. Guarden esta columna.

Se pide la renuncia de Ruiz Esparza que informó que la familia de los afectados habían aceptado una indemnización por parte del Gobierno por “el mal rato que pasaron” (tal cual lo dijo). Gerardo Ruiz Esparza sabia que los mismos vecinos donde sucedió la tragedia le decían “El paso de la muerte” a ese Paso Exprés por tantos problemas que ha ocasionado. Aquí todo esto huele a corrupción y negligencia. No hay más. Vecinos ya habían alertado a las autoridades de los problemas que se presentó en este tramo carretero y nadie hizo caso. Eran necesario nuevo drenaje y se optó por dejar el ya existente. El Lord Socavón debe renunciar antes de que a estas mismas empresas le encomienden hacer más carreteras o aeropuertos y el país termine yéndose al hoyo del que nadie quiere verse involucrado. Que no culpen a la lluvia y basura, que se culpe a los responsables directos de la obra y paguen aunque la familia Mena ya tenga dos miembros menos. Para desgracia de ellos y para desgracia, una vez más, de México.

Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28