LOS CIUDADANOS CASTIGARON AL PRI POR SUS MALOS GOBIERNOS: ANALISTAS

pri-logo


La seguridad con la que el líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manlio Fabio Beltrones, afirmó que el tricolor ganaría al menos nueve de las 12 gubernaturas en disputa en este proceso electoral se desvaneció al revelarse los primeros resultados de la votación.

La victoria solo se dio en Hidalgo, Tlaxcala, Zacatecas, Sinaloa y Oaxaca. La fuerza política que había asegurado un triunfo o una alta posibilidad de éste en nueve estados perdió bastiones importantes, como Veracruz, Quintana Roo, Tamaulipas y Chihuahua, cuyos gobernantes han sido señalados y criticados por el estado en el que dejan la entidad que gobernaron durante seis años.

En estos estados, los gobiernos priistas actuales han enfrentado acusaciones por temas de edeudamiento, inseguridad, violación a los derechos humanos, falta del respeto al medio ambiente y hasta omisión frente a grupos del crimen organizado.

“El resultado electoral es un golpe al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y una indicación de que los votantes se están cansando de los escándalos”, publicó el diario estadounidense The Wall Street Journal este lunes.

Así lo consideró también el exconsejero del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), Eduardo Huchim May, quien aseguró que este factor influyeron en la decisión de los votantes.

“Los malos resultados, la corrupción, la percepción de corrupción que acompaña al gobierno de Peña Nieto sirvieron para que el PRI sufriera esta derrota, el propio partido y su presidente tuvieron que remar a contracorriente”, dijo.

El PRI, que gobernaba en 21 entidades del país, se quedó solo con 15. El Partido Acción Nacional (PAN) comandará en 10 y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en cinco. El 5 de junio, la composición del mapa político del país se modificó y el tricolor dejó de ser mayoría gobernante en México.

De los comicios del 2010 a este año, el PRI perdió 442,054 votos, siendo Veracruz, la entidad que más resintió la pérdida de sufragios, seguido de Chihuahua, Tamaulipas y Quintana Roo.voto-duro-pri

Al término de la jornada electoral del pasado domingo, el líder del tricolor se decía seguro de que en nueve de los estados tenían “el triunfo o una alta posibilidad de triunfo, pero un día después, el presidente del PRI —con los datos avanzados del Programa de Resultados Preliminares (PREP)— asumió la derrota electoral de su partido.

“Tenemos que observar las elecciones y asumir el mensaje que nos ha dado el electorado: hay acciones y actitudes que cambiar para reconectarnos con la ciudadanía (…) sigue siendo uno de los partidos más votados, incluso en estas elecciones, pero tiene que observar con enorme madurez y con mucha responsabilidad lo que el mismo electorado quiso decir en todos esos lugares”, dijo en entrevista en Radio Fórmula.

Horas más tarde, la dirigencia nacional del PRI, anunció que impugnaría seis elecciones en donde no resultó ganador: Aguascalientes, Durango, Chihuahua, Quintana Roo, Puebla y Tamaulipas.

¿Por qué perdió el PRI?

Analistas consultados por el periódico Expansión coincidieron que los resultados obtenidos por el PRI se debieron a que los ciudadanos castigaron a sus gobiernos por los malos resultados que han tenido, los altos niveles de endeudamiento, la inseguridad y los escándalos de corrupción.

“Los ciudadanos salieron a las urnas y, frente a gobiernos con muy malos resultados, que son personificación de las corrupción, del dispendio, del endeudamiento del autoritarismo y represión (…) el electorado salió a votar en su contra”, consideró Eduardo Huchim.

En Veracruz, gobernado por Javier Duarte; Chihuahua por César Duarte y Quintana Roo por Roberto Borge, la deuda suma 111,084 millones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP). En conjunto, los pasivos de estas tres entidades equivalen al 60% de todas las entidades en disputa.

Por su parte, el politólogo José Antonio Crespo, del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), coincidió en que fue la corrupción, la que movió a la gente a votar en contra del PRI en los estados que perdieron.

“La gente se está yendo con la oposición, no porque la oposición sea limpia sino porque es la única alternativa a quien los está gobernando, pero lo que está dominando aquí es la corrupción”, expresó.

Enrique Gutiérrez Márquez, académico de la Universidad Iberoamericana, señaló que los resultados obtenidos por el tricolor, muestran un partido debilitado y mermado ante sus contrincantes aunque no necesariamente representan a un partido “desahuciado” frente a futuras elecciones.

No obstate, señaló que tanto la Presidencia de la República como el líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, tendrán que apostar a renovarse, a pensar mejor en la designación de sus candidatos y a analizar el sistema político que actualmente está rebasado en México.

“Tendrán que reflexionar y meditar qué fue lo que ocurrió, por qué algunas entidades que no eran susceptibles de alternancia partidista, ahora se está dando aun cuando otras opciones políticas parecían no ser las mejores. Es una discusión que tienen que tener al interior, pero que sí les plantea por lo menos algunos focos rojos, algunas señales de alerta si quieren mantener espacios que tienen y quieren llegar fortalecidos como instituto político a las elecciones del 2018”, indicó el analista.

Información de expansion.mx