México: el país de una medalla

Carlos Quiñones Columnista


México nunca ha sido de ganar muchas medallas en Juegos Olímpicos. Desde su primera participación en París 1900 (en tiempos de Porfirio Díaz) hasta Rio 2016 el país azteca apenas llega a 63 medallas y de esas solo 13 han sido de oro. Y se ha tenido buenos atletas pero a la hora del medallero siempre quedan a deber. Muchas veces en el Top 10 pero hasta ahí. El esfuerzo se entiende pero siempre nos quedamos con ganas de escuchar nuestro himno nacional y ver a la bandera ondeando por todo lo alto del podio.

Ocho medallas para México fue lo que un estudio de The Olympics and Economics 2016 estimó que la delegación azteca sumaria en la competencia veraniega y que dos serian de oro. Las posibilidades de llegar a esa cantidad ya se esfumaron y si llega alguna medalla sería ganancia mas no un indicativo de que fue un éxito esta justa deportiva. México nunca ha ganado más de 9 medallas en unos Juegos Olímpicos. Los deportistas siempre son los que salen a dar la cara a la hora de dar resultados, los directivos no mucho ya que ellos se mueve de un departamento a otro y listo. El deportista es quien deja todo con tal de representar a su nación con o sin apoyo. Es por amor al deporte más que como negocio lo que la gran mayoría de los atletas mexicanos van a una competencia como la que se realiza en Rio.

Desde que se creó la Comisión Nacional del Deporte, la CONADE, a finales de la década de los 80s, México siempre ha vuelto a casa con mínimo una medalla. En Seúl, Corea en 1988 se ganó dos medallas. En Barcelona 1992 y Atlanta 1996 una medalla por justa y lo que pasa es que no las sentíamos tan pocas gracias a que José Ramón Fernández y Andrés Bustamante cada noche nos divertían con sus críticas y buen humor. En el nuevo milenio, en Sídney, Australia nos llevamos seis, en Atenas 2004 fueron cuatro, en Beijing 2008 fueron tres y en Londres 2012 nos llevamos siete incluyendo la medalla de oro en futbol que es quizá el logro más importante de nuestro balompié nacional solo comparable con los mundiales Sub17 y la Copa Confederaciones de 1999 . La gran esperanza de medallas siempre son los clavados o el Taekwondo donde de las ultimas 24 medallas obtenidas, la mitad son en esas dos disciplinas. Ahí somos potencia.

Untitled-1México está en Rio 2016 con un récord de 124 participantes, la mayor cantidad en su historia fuera de lo que fueron los de 1968 que fueron en casa y ahí participaron 275 atletas y que fue precisamente donde más medallas se han obtenido. Pensábamos que habría muchas medallas pero el pasado siempre nos asecha. Somos el país de una medalla. Cuando muchos pronosticaban nos iríamos en cero llega un boxeador oriundo de Parral, Chihuahua y saca la casta azteca. Misael Rodríguez un joven que antes de llegar a Brasil tuvo que sortearse entre pedir dinero en los camiones y vivir lejos de casa para poder llegar a unos Juegos Olímpicos. El merito de su medalla es única y exclusiva de él y de su entrenador Francisco Bonilla que también fue quien ayudó al último ganador en boxeo de una medalla en Sídney 2000. A otro chihuahuense, Cristian Bejarano.

México no gana las medallas que a todos nos gustaría que se obtuvieran. El actual titular de la CONADE, Alfredo Castillo, en entrevista con MVS dijo que a él no le importaban tanto las medallas y si meter a unos 15 deportistas entre los mejores del mundo. Con esa mentalidad seguiremos siendo el país de una medalla. El dinero que el gobierno da para el deporte parecería que se va más en los viajes y acompañantes de los encargados que para los mismos deportistas. Es una vergüenza que Misael Rodríguez haya tenido que “botear” para sufragar parte de sus gastos. Aun así gracias a él México no se irá en blanco como lo hizo en Ámsterdam en 1928 que fue la última vez que nos fuimos sin nada a casa. Espero terminado Rio 2016 Alfredo Castillo presente su renuncia con carácter de irrevocable.

Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28