No te vayas Lio

Carlos Quiñones Columnista


Ganar y perder son las dos caras de la moneda en esta vida. Hay personas que están tan acostumbradas a ganar que cuando pierden siente que el mundo se les derrumba, que el agua del mar se les escapa por los linderos de la cancha. En la actualidad el mejor jugador de futbol del planeta se llama Lionel Messi, es argentino y juega en la liga española. Esos datos quizá los sepan nueve de cada 10 personas que se les pregunte. Durante la Copa América Centenario jugada en Estados Unidos el # 10 de la selección de Argentina anotó un soberbio gol que lo colocó como el máximo anotador de todos los tiempos en su equipo. Y si esto le sumamos todo lo logrado en Barcelona y que cada que juega lo deja todo en la cancha no habría duda de ponerlo a la par de Maradona y Pelé. Ese lugar ya lo tiene ganado.

messiSeguimos hablando de futbol porque este verano 2016 sí que ha estado cargado de buen futbol tanto en esta parte del planeta como en Europa con torneos que han sido animados por los de siempre o por equipos que jamás habían participado. Afortunadamente el mejor jugador del mundo le tocó jugar de este lado del charco. Lionel Messi llegó a su tercera final consecutiva en los últimos tres años. Argentina sin él difícilmente hubiese llegado a tal instancia. Argentina pierde contra Chile en la tanda de penales y Messi antes de llegar siquiera a los 30 años de edad anuncia que se retira de su selección, no que deja el futbol pero sí que dejará de representar a su nación. La noticia acaparó primeras planas hasta en Marte.

Lio es un jugador de pocas palabras, si habla es para decir algo importante. Es como un genio que nunca deja su botella. Vive lejos de los reflectores a diferencia de otros jugadores que hacen varios comerciales al año y hacen a veces más ruido fuera que dentro de la cancha. Al perder la final Argentina contra Chile en la Copa América Centenario en el MetLife, Lio fue abordado por la prensa tratando de tener una declaración de la estrella del Barcelona. Y lo que dijo fue una bomba mediática que opacó el triunfo de Chile y la derrota de Argentina. Anunciaba su retiro como seleccionador. El mejor jugador del orbe, el ganador de cinco Balones de Oro, el referente de lo que jugar un futbol vistoso y meter cientos de goles se rendía ante una cuarta derrota en finales por parte de su país en la última década. Messi lloró. Y el mundo fue testigo de lo que es ver “derrotado” al mejor pero de una manera inédita.

Verlo frustrado y triste ante un descalabro mas con la selección resultaba en una escena enternecedora. Argentina ha vuelto a fallar en una final y si ponemos esto en el análisis resultaría que es gracias a este # 10 argentino que se han llegado hasta ahí, por alguna extraña razón al llegar a final no ha mostrado los destellos que demuestra cuando juega en Barcelona. Sus compañeros de equipo con la albiceleste no se comparan con los jugadores elite del Barcelona pero si están casi a ese nivel. Decir nombres es mencionar a la crema y nata de Argentina a nivel balompié. Argentina no perdió estas finales por culpa de Messi, llegó a estas finales gracias a Messi.

Los números de “La pulga” y de los albicelestes son muy buenos, ya los quisiera tener cualquier selección de futbol del mundo. Si Lionel realmente deja de jugar por su país pierden todos. No verlo en Rusia 2018 sería una pena. Jugadores de este calibre se dan cada 30 años. Él es una estrella que brilla ayer, hoy y seguirá brillando por el legado que ha construido en sus escasos 29 años de vida. Hay jugador para rato, espero reconsidere y si regrese a su equipo nacional. Si no lo hace, propongo lo hagan mexicano y que lo pongan a jugar junto a Chicharito en la delantera. Pero sueños guajiros todos tenemos y Messi solo hay uno. No te vayas Lio.

Twitter, Snapchat, Instagram, Periscope: @sabio28