Santiago Fretes: Pequeño con pierna amputada comparte sus mueletas para ver partido de fútbol

niñopierna

El un partido fútbol en Argentina casi siempre está en las gradas. Una foto que se tomó el pasado sábado en el estadio de Racing Club, de primera división, se ha hecho viral sobre todo en facebook y twitter y ha permitido que se conozca una historia de compañerismo. La imagen muestra a dos pequeños subidos cada uno a una muleta para poder ver el campo de juego por encima de una pared de seguridad de 1,70 metros. La escena transcurrió durante el encuentro que jugaron Racing con Temperley y que significó la despedida de Diego Milito.

El dueño de las muletas se llama Santiago Fretes, tiene 10 años y por una malformación genética tiene amputada su pierna derecha. Pero, se las ingenia para practicar fútbol  en el Club Unión de Del Viso, en la localidad de Pilar (a 58 km de Buenos Aires), donde radica. Basta ver los vídeos que hay en el twitter de la madre (@sabribonomo) para comprobar los golazos que hace con una pierna. Al pequeño nada parece detenerlo y aparte practica taekwondo, escala en palestra y hasta se dio el lujo de esquiar.

 Santiago no pensaba en la foto cuando ayudó a su compañero a subirse a la valla. Sus argumentos son más simples: “Yo estaba viendo a Milito dar la vuelta a la cancha y mi amigo no llegaba, estaba saltando para asomarse. Entonces le presté una de mis muletas para que subiera. Yo siempre me subo para llegar”, cuenta al periódico El Argentino Zona Norte.

“Antes íbamos más seguido al estadio, ahora solo podemos los domingos porque yo tengo la semana ocupada, pero el sábado dejé todo de lado porque se retiraba Milito y Santiago no quería perdérselo”, relata Sabrina Bonomo, madre del niño. “Tuvo la oportunidad de conocerlo el año pasado porque hicieron la pretemporada cerca de mi casa. Pudimos ir y entrar, miró el entrenamiento y todos los integrantes del equipo se tomaron una foto con él, le regalaron una camiseta firmada y Milito le dio sus botines. A partir de eso nos contactó Racing Integrado (parte del departamento social del club) y por eso no sacamos entrada para asistir”, dice.

 Santi espera una prótesis que haga su vida más accesible. El año pasado llegó una llamada del Ministerio de Salud de la Nación para anunciar que se harían cargo pero a la promesa se la ha comido la burocracia. “No es una prótesis que se coloca así nomás, es algo que lleva tiempo, hay que hacer una cirugía. Se demoraron mucho los turnos, cambió el gobierno y chau, quedamos en la nada”, lamenta Sabrina. El éxito de su historia sin duda resolverá el problema.

La madre cuenta que el niño vive con naturalidad su pierna amputada. “El nació así y lo criamos en plan ‘arreglate solo’. Por ahora, y gracias a Dios, nunca fue de bajonearse (deprimirse), y no solo en el deporte, sino en el colegio, donde tiene un buen desempeño, salvo en inglés”. “Una vez me preguntó por su problema y le expliqué sin rodeos, porque no tenemos secretos. Le dije que así como hay un compañero orejón, otro gordito y otro petiso, a él le toco nacer así. Aunque Santi no tiene ningún impedimento: anda en bici, a caballo, se tira de todos lados. Se lastimó unas cuantas veces pero se levanta y sigue”. Para él todo es normal. Le sobraba una muleta y la prestó. Nada más.