El “artista” homicida que se comía a sus víctimas y pintaba lienzos con su sangre