Fibromialgia: síntomas, tratamiento, diagnóstico y causas.

La fibromialgia es un síndrome que tiene como síntomas principales dolores articulares y musculares. De causa desconocida, es el objeto de numerosas investigaciones. Hoy en día, su diagnóstico es todavía difícil y su tratamiento sintomático.

Fibromialgia: ¿qué es?

La fibromialgia, o síndrome fibromiálgico, es un síndrome caracterizado por dolores musculares y dolores articulares, así como una fuerte fatiga (cansancio) y trastornos del sueño. Se estima que de media, entre el 2% y el 10% de la población mundial está afectada. Normalmente las personas más afectadas son las mujeres (en el 80% de los casos) de edad comprendida entre los 30 y 60 años.

La fibromialgia no es una enfermedad grave. De hecho, no provoca ninguna complicación seria para el cuerpo y no conduce a la pérdida de autonomía. Sin embargo, se vuelve extremadamente incapacitante y difícil de soportar por las personas enfermas.

No hay que confundir la fibromialgia con el síndrome de fatiga crónica (o encefalomielis miálgica). Puesto que presentan los mismos síntomas, las dos enfermedades son difíciles de diferenciar. Sin embargo, los dolores predominarán en el caso de la fibromialgia mientras que será una gran fatiga en el caso del síndrome de fatiga crónica.

Fibromialgia: síntomas

El principal síntoma de la fibromialgia es la presencia de dolores difusos y rigidez en los músculos. Pueden afectar a varios puntos del cuerpo pero, por lo general, se localizan en el cuello y los hombros. También se constatan trastornos del sueño, lo que provoca que el cansancio perdure a lo largo del día y que ni tan siquiera el reposo en cama logre apaciguar los síntomas.

También pueden aparecer síntomas menos característicos:

– Migrañas y dolores de cabeza

– Intestino irritable (estreñimiento, diarrea, dolores abdominales)

– Trastornos cognitivos menores (problemas de concentración o memoria)

– Cambios de humor

– Tinnitus (golpes o sonidos en el oído)

– Piernas pesadas

Fibromialgia: causas

La fibromialgia todavía es poco conocida. De hecho, las causas de la aparición de sus síntomas desgraciadamente son desconocidos. Los científicos todavía no han conseguido descubrir las inflamaciones o lesiones que permitirían explicarla.

Existen estudios que sostienen varias hipótesis, como una hipersensibilidad al dolor, una anomalía del sistema nervioso central, una anomalía muscular o una infección viral.

Fibromialgia: diagnóstico

El diagnóstico de la fibromialgia es difícil de realizar, ya que no existe un examen médico específico para la enfermedad. Además, la variedad de síntomas y sus similitudes en comparación con otros síndromes que existen no hacen fácil la tarea. Por lo tanto, la fibromialgia normalmente se diagnostica muy tarde.

El médico se basa en un examen físico así como en los antecedentes médicos para hacer su diagnóstico. Para ello, se examinan dieciocho puntos sensibles característicos de la fibromialgia, donde el dolor es más intenso. Es habitual considerar que a partir de once puntos dolorosos, el paciente está afectado por la fibromialgia. Sin embargo, esta cifra es completamente arbitraria y, por lo tanto, es objeto de debate entre los especialistas.

Fibromialgia: tratamiento

No existe ningún tratamiento eficaz para combatir la fibromialgia. Sin embargo, existen varios remedios para apaciguar los dolores que sienten los enfermos. Los médicos prescriben con frecuencia medicamentos como los analgésicos (el Tramadol es el más eficaz), los calmantes (morfina) o los antidepresivos.

Algunos tratamientos no farmacológicos también serían eficaces. Se aconseja realizar ejercicio físico como el aeróbic, relajarse o seguir un tratamiento termal. De hecho, los baños de agua caliente aportan un alivio rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *